25 de febrero de 2016

Lujo, Clase y Glamour en 45 metros cuadrados.

 Cuando un pared de ladrillos marca la gran diferencia.




Seguro que más de una persona piensa que en espacios pequeños no es posible vivir con clase, estilo y disfrutar de todo el gramour y lujo de detalles.

Cuando pensamos en lujo y glamour, la imagen que invade nuestra mente corresponde a esas mansiones enormes y minimalistas, habitadas por personas poseedoras de grandes patrimonios. 

Al decir verdad, el lujo y el glamour se puede disfrutar en cualquier lugar. Todo depende del estilo de vida. 

Personalmente no se me ocurre otra vida más lujosa y de glamour narcotizante que la vida urbana.

Mi ideal de glamour son esos áticos londinenses con paredes de ladrillo, grandes ventanales y decoración mundana y ecléctica.

Desde la adolescencia me han gustado las paredes de ladrillo. De hecho creo que desde pequeña, cuando me divertía haciendo mis pinitos decoriles y ya devoraba revistas de interiorismo.

De manera reciente he hecho un grán descubrimiento en casa. En la zona de office, oculta detrás del aplacado existe una de ellas en perfecto estado.
Quedó oculta debido a la ampliación de la cocina por los antiguos propietarios. Un buen día y de manera fortuida, un par de azulejos empezaron a desprenderse..... esa pared está ahí y me está llamando...... ya podéis imaginar que va ha pasar con ella. Pero esa es otra historia.


Buscando por la red inspiración para lo que será mi nueva y flamante pared de ladrillos, me he dado de bruces con este espectacular apartamento que responde a todo lo que os he redactado en el post. 

Es un apartemento de 45m2, posee una gran pared de ladrillo como punto focal y su habitante es amante de las marcas de lujo. ¿Puede ser más perfecto?

¿Me acompañais a visitarlo?

Os aseguro que no os arrepentiréis.




¿No parece tan pequeño verdad?, y seguro que os ha gustado.

¿Os gustan las paredes de ladrillo?