30 de enero de 2016

Una Composición de Cuadros sobre el sofá.




Realmente está inacabada, tengo que buscar más inspiración y terminarla.

No hace demasiado tiempo, si nos referimos a la zona de tertulia, claro está. Porque si nos vamos a la zona del comedor no podría ajustarme con exactitud a la expresión que voy a usar.

Como decía, no hace demasido tiempo que comencé a remodelar la zona de tertulia de mi salón.  Y como no, me he lanzado a la piscina con una composición  bastante variada, dicho sea de paso, sobre la cabecera del sofá.




La verdad es que hace muchísimo tiempo que tenía pensado hacerla. Y ahora es el momento ideal.

Empecé desde cero, con una serie de cuadros y lienzos en blanco que poco a poco va tomando forma. 

Va lenta, si. No puedo negarlo, pero no quiero hacerla de cualquier manera. Estóy poniendo en ella todo mi cariño y mi creatividad. 


Sinceramente no voy a limitarme a coger Pinterest y tirar de impresora. Sería  muy rápido si, y me parece una manera muy respetable. Pero no es la opción.

Siempre me ha gustado pintar a carboncillo y esta es la excusa perfecta para ponerme manos a la obra y personalizar mi casa. Y de paso tener lo que más me gusta, además de sentirme muy orgullosa y disfrutar como una enana.

La compo es una mezcla de arte que combina dibujo artístico y técnico, otra de mis pasiones, junto con varios objetos decorativos y creo que es todo un fiel reflejo de mi personalidad.

El pajarito de los Eames, quiero decir para los que no los conozcan que no es así. Es un alarde de imaginación en la que se me ocurrió fusionarlo con la pata de tubo de acero de la Eames Plastir Chair DSR. Me encantan Charles & Ray Eames, ella es mi Frida Kahlo particular, y el entrelazado de la pata de la silla me parece toda una obra de arte. 

Desde aquí mi pequeño y humilde homenaje a la pareja de arquitectos que tanto nos han legado.







 
 



Y con mi firma os dejo. En cuanto esté completa os la enseñaré. Primetido smuakkksssss!!!

Feliz fin de semana.