11 de julio de 2013

Da un aire fresco a tu casa. En Cinco Pasos.


    Fuente: //www.flickr.com/photos/patricklarranaga/


Disfrutar el verano no tiene que significar nacesariamente salir de casa. Con algunos cambios en la de decoración y algunos trucos para refrescar tu hogar, podrás disfrutarlo al máximo y conseguir un lugar muy agradable donde estar durante la época estival.

Selecciona colores claros:
 Lo primero es buscar colores acordes con la tonalidad de luz que adquiere la casa durante esta época del año. Escoge colores neutros y claros, como el blanco, que darán sensación de frescor y amplitud. Cuidado con las tonalidades amarillas en las ventanas que pueden llegar a ser algo extresantes. Mejor escoge colores fríos que tamicen los rayos solares y produzcan una luz clara.

Elige tonalidades frías para la deco: 
Dentro de las tonalidades frías encontramos los azules, verdes, violetas, turquesas... que pueden ser colocadas tanto en la decoración como en las paredes. Al utilizarlas conferirás a tu hogar frescura y conseguirás espacios relajantes.


La sensación de amplitud es esencial.
Durante esta época la sensación de espacio es ecencial, para ello debes simplificar la decoración para relajar el peso visual de la misma. De este modo obtendrás espacios más amplios, limpios y frescos.

Frescura en los elementos decorativos.
Elige elementos decorativos naturales que aporten frescura natural. Puedes utilizar plantas, arreglos florales o centros con agua.


Textiles.
Una buena elección de textiles en tu hogar marcarán la gran diferencia entre la decoración de las distintas estaciones.
Para el verano elige textiles que no den sensación de calidez como el algodón, el lino o el ganchillo. El color blanco combina y resalta tonalidades ricas como el bronce, el marrón chocolate o los burdeos.


     Fuente: WWW.baixmoduls.com


 6º El exterior.
Para este lugar utiliza tejidos sintéticos, que son fáciles de mantener, textiles ligeros, colores vivos y texturas frescas. Las gasas blancas pueden dar una aire ibicenco.

Con la llegada del buen tiempo siempre nos apetecerá estar más en el exterior. Colocar en la terraza un comedor de verano donde os sintáis agusto y os relajéis será una estupenda opción para disfrutar a tope de las buenas temperaturas.
En otro post trataremos los comedores de verano con más detalles.

Espero que os sirva y os animo a que os pongáis manos a la obra y que me contéis los resultados.

Un saludo.

Agradecimientos a Patrick Larrañaga y Baixmoduls.

No hay comentarios:

Publicar un comentario